Tras la marcha de Vicky Larraz, Olé Olé se enfrentaba a la incertidumbre de intentar sobrevivir con una nueva y desconocida voz. Por suerte para ellos, llegó Marta Sánchez y el grupo alcanzó enormes cotas de popularidad, que años después, con la cantante convertida en estrella e iniciando una carrera en solitario, fue incapaz de repetir.

En los años en que Marta Sánchez fue la voz de la formación, el grupo cosechó numerosos éxitos que aún hoy se recuerdan. De todos ellos, sobre todo uno quedó grabado en mi memoria. Quizá porque en mi inocencia infantil no acababa de entender cómo una chica sola en casa y aburrida era capaz de sucumbir sin presentar ningún tipo de resistencia a los encantos de un completo desconocido que la llamaba por teléfono. Creo que gracias a esa canción descubrí lo que era una chica fácil.

Olé Olé, Sola (Con un desconocido), 1987.

Anuncios