Recordaba con mi hermano hace unos días esta serie de dibujos animados y, no sé por qué, llegaba a la conclusión de que Isidoro siempre fue una especie de Garfield, pero menos perezoso y mucho más travieso. Aunque ambos tienen en común que su origen está en un cómic y son de color naranja, posiblemente a mala leche gane Garfield. Pero no cabe duda de que Isidoro es Isidoro, es genial.

Isidoro, Créditos de apertura, c. 1988.

Anuncios