En anteriores ocasiones ya hemos hablado por aquí de los primeros pasos de Marta Sánchez en el mundo de la música, de la mano del grupo Olé Olé o de los inicios de la carrera en solitario de Vicky Larraz, tras abandonar dicha formación. Pero, probablemente nada de eso habría tenido lugar si unos años antes, Nacho Cano no hubiese regalado al grupo el que se convertiría en su primer gran éxito: No controles. Igual resulta hasta irónico.

Olé Olé, No controles, 1983.

Anuncios