Los anuncios de Poxipol son un clásico de la publicidad de la década de los 80. Y los de La gotita, protagonizados por una peculiar tribu india se llevan la palma. Sobre todo aquel en el que el jefe acudía al hechicero porque se le había caído la «perillita» de la radio y el «enano de adentro no hacer más bla bla». Algo que, gracias a un cántico —«La gotita en la puntita y ya está la perillita»— y, por supuesto, la magia del adhesivo instantáneo, este último solucionaba en un periquete. Que los miembros de esta tribu de indios norteamericanos tuvieran acento argentino era lo de menos.

Uno de los muchos anuncios de La gotita.

Anuncios