Una agencia de detectives comandada por una pareja mal avenida y con cierta tensión sexual no resuelta no parece un punto de partida demasiado original para una serie de televisión. De hecho, se me ocurren un par que, solo en los años 80, utilizaron este argumento. Y, sí, durante cinco temporadas y 66 episodios, Luz de luna fue una de ellas… Hasta que los guionistas decidieron que los personajes interpretados por Cybill Shepherd y Bruce Willis cedieran a la tentación. Una vez que la tensión sexual se esfumó, la audiencia se fue con ella.

No obstante, la serie sirvió para lanzar al estrellato a sus protagonistas —con más suerte para Willis que para Shepherd—, para conocer a la entrañable recepcionista de la agencia, la inolvidable señorita Topisto y, por último, pero no menos importante, para inscribir en la historia de la televisión una de las mejores bandas sonoras de la década. ¿O es que conocen a alguien que no reconozca los inconfundibles acordes de Moonlighting?

Luz de luna, Créditos de apertura, 1985-1989.

Anuncios