De todas las tiras de dibujos animados que produjo Hanna-Barbera, posiblemente una de las más tiernas sea la de Maguila el gorila, que, como su propio nombre indica, estaba protagonizada por un bonachón aunque patoso gorila condenado a vivir tras el escaparate de la tienda del señor Pebbles mientras no aparezca nadie dispuesto a comprarlo.

Como siempre, lo mejor de estas series de los años 60 es su doblaje sudamericano. Si hubiesen sido dobladas en España, el resultado habría sido muy diferente. Y peor, me temo.

Maguila Gorila, El gorila buceador, 1965.

Anuncios