Es posible no recordar la niebla que envuelve la estación, a la chica que espera o al chico que masca chicle y sonríe con aire de autosuficiencia. Incluso, es probable que ni siquiera recuerdes que estaba rodado en blanco y negro. Pero es imposible que cada vez que escuches la maravillosa I’ve loving you too long de Otis Redding, no recuerdes que gracias a Trex los besos son sin azúcar.

Chicle Trex, «Besos sin azúcar», c. 1988.

Anuncios