Quizá porque hoy mi primo pequeño hace su Primera Comunión, los extraños vericuetos de la mente me han traído a la memoria la serie que en 1984 coprodujeron Hanna-Barbera y France3 con el pistolero Lucky Luke como protagonista. Imagino que habrá sido porque el recuerdo que guardo de ella —muy vago, eso sí— me transporta al mediodía de los sábados, recién llegado de la catequesis en la que me adoctrinaban para recibir la Primera Comunión. Tiempos de ingenuidad e inocencia, sin duda.

Lucky Luke, Créditos de apertura, 1984.

Anuncios