Finalizamos esta semana de recorrido por las actuaciones eurovisivas patrias en los años 80 con una canción que resume a la perfección el paradigma de las actuaciones españolas en este certamen a lo largo de gran parte de su historia. Corría el año 1988 y los responsables de TVE decidieron enviar al concurso a La Década Prodigiosa, un grupo formado por cantantes intercambiables que había alcanzado gran popularidad interpretando popurrís de las canciones más recordadas de los años 60 y 70.

Para la ocasión, escogieron una pegadiza canción llena de tópicos sobre el país a la que le pusieron el acertado y exótico título de Made in Spain y la coda de La chica que yo quiero, por si su intención no había quedado clara. Sinceramente, no sé quién pensó que esta forma de vender la marca España podía tener posibilidades de triunfar en Europa, pero lo cierto es que la canción acabó en undécimo lugar —de 21 participantes— con 58 puntos. Además, siempre tendremos la duda de si el incalificable estilismo de los miembros del grupo influyó en la obtención de tan mediocre resultado. En España, en cambio, este tema fue un auténtico éxito.

Sin embargo, como el primer concierto al que recuerdo haber asistido pertenecía a una gira de una Década Prodigiosa en pleno auge de su popularidad, es posible que hasta vuelvan a aparecer por aquí. E incluso, que los califique con un Lo que sí. Pero, mucho me temo que, 25 años después, Made in Spain no pasa de un Lo que no. Es lo que tiene ser hija de su tiempo.

La Década Prodigiosa, Made in Spain (La chica que yo quiero), 1988.

Anuncios