Aunque la serie fue emitida por primera vez en España en 1975, Heidi no sólo es un recuerdo de infancia de la generación de mis tías, sino que abarca las de los nacidos desde los años 70 hasta los de bien entrados los 90. A las generaciones de este siglo XXI, en cambio, una niña columpiándose entre las nubes mientras canta aquello de «abuelito dime tú» probablemente no les dirá nada.

Pero, para los que nacimos a lo largo de los últimos 35 años del siglo pasado, esta serie de animación japonesa siempre será sinónimo de una infancia bucólica y mil aventuras en medio de la naturaleza, mientras se ensalzaban valores tan importantes como el de la amistad. Y, por supuesto, la responsable de introducir un importantísimo concepto cargado de connotaciones negativas en nuestras vidas: el de la señorita Rottenmeier.

Sin embargo, como no es oro todo lo que reluce, en aquella época tuve también la… ¿suerte?… ¿desgracia?… ¿oportunidad?… En aquella época leí el libro original de Johanna Spyri en el que se basa la serie y las cosas no acaban tan bien como en aquella. Al menos, para la pobre Clara. La señorita Rottenmeier, en cambio, se ahorra unos cuantos disgustos. Y a Heidi la sigue llamando Adelaida.

Heidi, Créditos de apertura, 1975.

Anuncios