Tras el éxito cosechado por Dinastía, serie de la que ya hablamos la semana pasada, los productores de este culebrón pensaron que las aventuras de la rama californiana de la familia Colby —los malos de la serie original— podría ser un buen punto de partida para crear una saga tan exitosa como la anterior. Para ello, no repararon en gastos y pusieron al frente de este nuevo clan familiar a unos auténticos pesos pesados como Charlton Heston, Barbara Stanwyck o Katharine Ross, siempre recordada por su papel en El Graduado.

Sin embargo, la apuesta no pareció funcionar del todo bien y, a diferencia de su longeva matriz, la serie sólo contó con dos temporadas. Debió de ser cosa de que, en California, las cabeceras con míticas secuencias aéreas, pantallas partidas, letras doradas e inolvidables sintonías eran terreno exclusivo de otro gran culebrón ambientado en tierras vinícolas del que, por supuesto, ya hablaremos otro día.

Los Colby, Créditos de apertura, 1985-1987.

Anuncios