En su afán por enseñar a los más pequeños de la casa conceptos tan básicos como cerca y lejos o arriba y abajo, el simpático Coco no dudó en escalar una alta montaña para mostrar de forma práctica lo que era el eco. Lo que el (siempre) pobre y sacrificado Coco no sabía es que su eco le iba a salir poco disciplinado y muy contestón.

Barrio Sésamo, Coco y el eco, c. 1984.

Anuncios