Estos días que Canarias se encuentra bajo la amenaza de la primera ola de calor sahariano del verano —que no del año— no puedo evitar acordarme cada cinco minutos de aquel anuncio de Pepsi en el que, mientras una voz radiofónica informaba de la temperatura —«38 grados y hoy alcanzaremos los 40»—, una furgoneta se acercaba hasta una abarrotada playa.

Una vez allí, su joven y emprendedor conductor conectaba un sofisticado equipo de sonido sólo para emitir el sonido que hacía al destapar, servir y beber una fría botella del refresco.

Inmediatamente, los bañistas desafiaban a los elementos para atravesar la ardiente arena y aliviarse, no en el agua, sino con uno de sus refrescos. Pues eso, calor que, a falta de la versión española, nos recuerda el anuncio en su versión internacional. Y recortada.

Pepsi, The choice of a new generation, 1986.

Anuncios