No recuerdo el año exacto, pero sí que hacía poco que lo habíamos estrenado, porque a mi hermano pequeño todavía no le había dado por “guardar” lápices y galletas maría dentro del vídeo. Un día una de mis tías llegó a casa con una copia de la película Grease para que la viéramos durante el fin de semana. Sin embargo, la cinta se quedó durante todo el verano. Soy incapaz de decir cuántas veces la vimos en aquellos tres meses, pero aún hoy soy capaz de recordar algunos de sus diálogos casi de memoria.

Efectos secundarios del verano en que vimos Grease compulsivamente, supongo.

Olivia Newton-John y John Travolta, Summer Nights (B.S.O. Grease), 1978.

 

Anuncios