“No me busques en el viejo bar,
Ni me sigas al andar,
Mis huellas el viento las borró.
Tan sólo quiero tu calor

Cuando brille el sol,
Te recordaré si no estás aquí.
Cuando brille el sol,
Olvídate de mí”

Agonizaban los 80 cuando La Guardia publicó su quinto trabajo discográfico y lanzó un sencillo que durante un tiempo fue acompañamiento habitual en los cortes publicitarios de televisión, al menos en las islas. Siempre me gustaron el vídeo y su estética, aunque hoy la croma cante más que lo que desafina Paulina Rubio en una actuación en directo. Pero, sobre todo, adoro el ritmo y la letra tan canalla de esta canción.

Poder decir a alguien «cuando brille el sol olvídate de mí» tiene que ser una satisfacción tan grande como confesarle que tan sólo quieres su calor y seguir adelante sin remordimientos. «Nena déjate arrastrar. Esta noche nunca acabará». Amén.

La Guardia, Cuando brille el sol, 1990.

Anuncios