Juzgado de Guardia fue una serie que aterrizó en Televisión Española en 1988 para narrar en tono de comedia alocada lo que sucedía en un ficticio —espero— juzgado nocturno de la ciudad de Nueva York, al frente del que se encontraba el excéntrico juez Harold Harry T. Stone, acompañado por el narcisista y mujeriego fiscal Dan Fielding y la ingenua abogada de oficio Christine Sullivan. La sala de vistas, el despacho del juez y la cafetería del juzgado eran escenarios más que suficientes para albergar las surrealistas situaciones que se sucedían capítulo tras capítulo en esta mítica serie a la que el paso del tiempo no ha tratado tan bien como se merecía.

Llegados a estas alturas, debo confesar que en más de una ocasión me pregunté si la justicia estadounidense llegaría a funcionar tan bien como para celebrar vistas exprés a las dos de la madrugada. Y si estaba tan mal como para depender de una fauna como la que poblaba aquel peculiar juzgado de guardia. Veinticinco años más tarde, aún no tengo clara la respuesta a ninguna de las dos preguntas.

De lo que sí estoy seguro es de que esta serie sí que no influyó para nada en mi decisión de estudiar Derecho. Creo…

La tele de tu vida, Juzgado de guardia, 1983-1992.

Anuncios