Muy a mi pesar, tengo que reconocer que no todos los conocimientos que nos transmitía Barrio Sésamo en nuestra infancia eran positivos. Ahora que he revisitado algunos de sus pasajes en YouTube, me he llevado la triste sorpresa de descubrir de qué forma tan extraña entendían que debía de haber sido la vida prehistórica, formada por bandas de trogloditas tragones, que comían mamuts con mucha salsita, cazaban mosquitos, vivían en cuevas como los hurones y pintaban bisontes en los desconchones. Para que luego nos sorprendiera el escaso rigor de Parque Jurásico.

Lástima que otros mucho más míticos y recordados —e inofensivos— no estén en la red. Me ahorraría tener que compartir estos disgustos con ustedes.

Barrio Sésamo, La banda de los trogloditas, c. 1984.

Anuncios