La mezcla entre western y musical es algo que siempre me ha llamado mucho la atención, algo que achaco a la influencia de películas como Siete novias para siete hermanos y, sobre todo, La leyenda de la ciudad sin nombre y el mítico tema Wand’rin’ star. Por eso, y pese a que el oeste no es uno de mis temas cinematográficos favoritos, siempre me parecieron muy curiosas las innumerables escenas que, ambientadas, en ese tipo de escenarios protagonizaban los muppets que aparecían en Barrio Sésamo.

Desde las inolvidables discusiones de un Coco convertido en cowboy con la deslenguada Jaca Paca, hasta este número musical que narra la historia de la transformación de aquella ciudad a la que llamaban Peste. Inculcando civismo. Una vez más.

Barrio Sésamo, La ciudad que se llamaba Peste, c. 1984.

Anuncios