“El final del verano
llegó y tu partirás.
Yo no sé hasta cuando
este amor recordaras.

Pero sé que en mis brazos,
yo te tuve ayer.
Eso sí que nunca,
nunca yo olvidaré”

La Dirección General de Tráfico activa la Operación retorno. Miles de conductores abandonan los masificados pueblos de la costa y se lanzan a la carretera, de regreso a la gris rutina de las grandes ciudades, mientras los aeropuertos españoles registran uno de los fines de semana con más tráfico del año. Comienza septiembre. Se acaba el verano. Todos los buenos momentos irrepetibles son ya recuerdos y las promesas de que lo vivido en estos meses permanecerá intacto hasta que las próximas vacaciones permitan retomarlo todo tal y como quedó suspendido al acabar agosto son eso: simples promesas que no se cumplirán.

Otro verano llegará, pero no será igual a este. Tal vez será mejor… o, tal vez, será peor. Pero no será igual. Y nada podrá nunca captar mejor esa sensación que una canción del Dúo Dinámico. Sí, la que ponía el intenso y emotivo broche final a Verano azul. Y el intenso, emotivo y nostálgico broche final de Verano azul, claro está.

El final del verano. Siempre tan hermoso como triste. Y la canción, también.

Verano Azul, El final del verano (fragmento), 1981.

Anuncios