Tras aprender a leer como los mayores con las lecturas de Alameda, el libro del que les hablaba la pasada semana, durante mi primer año de la E.G.B. continuamos adentrándonos en el mundo de la lectura con Los caramelos mágicos, otro volumen de lecturas que nos introducía en el maravilloso mundo de los cuentos usando como hilo conductor una serie de caramelos de colores proporcionados por un simpático tendero cuya ingesta —si no recuerdo mal— llevaba a los protagonistas del libro a vivir toda clase de aventuras.

No lo había pensado hasta ahora, pero visto con ojos de un adulto de hoy en día, el punto de partida de esta introducción a la lectura que proponía Santillana a comienzos de los años 80, puede resultar un tanto políticamente incorrecto.

Quizá por ello, sobra decir que este libro, que al igual que el anterior, apareció en una de las cajas que revisamos durante la limpieza general del pasado verano, no acabó en el cubo de la basura.

Los Caramelos Mágicos

Los Caramelos Mágicos, «fantasía y lectura 2» de Santillana.

Anuncios