Después de haber hablado hace algunos meses de dos de los míticos anuncios de otros tantos no menos míticos productos de Poxipol, creo que va siendo hora de cerrar esta trilogía de spots con asunto sudamericano con uno de los varios anuncios —recuerdo otro cantado en el que, con un guión muy parecido al que aquí describe las bondades del producto, explicaba cómo aplicarlo correctamente— que dedicaron a otro de sus productos milagro: la Poxilina.

Y es que, si hacemos caso a esta publicidad, nada mejor que un poco de esta blandita masilla para acabar con cualquier tipo de fuga en nuestras tuberías. Al fin y al cabo, es como tener un fontanero en casa. En otro orden de cosas, del hecho de que un perro —naranja y bastante peludo— necesite afeitarse, mejor no hablamos.

Poxipol, Anuncio de Poxilina, Fecha desconocida.

Anuncios