A comienzos de los años 80 llegó a España un pingüino marrón y sabihondo procedente de la Patagonia argentina para enseñar impartir toda clase de enseñanzas contenidas en su libro gordo, El libro gordo de Petete, acompañado por una dulce señorita. No puedo asegurarlo, porque mis recuerdos son muy vagos, pero estoy casi convencido de que este programa argentino, aunque creado por un español, si no se volvió a grabar aquí, se emitía doblado al español de España, porque el estribillo con el que concluía cada programa difería ligeramente de lo que se decía en el original.

«El libro gordo te enseña. El libro gordo entretiene. Y yo te digo contento, hasta el programa que viene». Y, al igual que millones de niños de los 80, ese es un recuerdo que tengo grabado a fuego en mi memoria.

El libro gordo de Petete, El reloj, c. 1980.

Anuncios