Otra Navidad se acerca peligrosamente y con ella, un constante bombardeo de anuncios de turrones, juguetes y las sempiternas colonias. Como fiel reflejo de mis recuerdos personales de los años 80, esta bitácora no va a ser menos que las cadenas de televisión, por lo que, como ya hicimos hace una semana con los juguetes, arrancamos hoy el apartado publicitario navideño dedicado a las colonias con una fragancia que, además de traerme buenos recuerdos personales, se presentaba como muy fresca y desenfadada. Tanto como Farala, esa chica nueva que ha llegado a la oficina y es divina.

De la chica sexual, ya les adelanto que hablaremos en dos semanas. Permanezcan atentos.

Farala, Tenemos chica nueva en la oficina.

Anuncios