“Aire,
Soy como el aire,
Pegado a ti,
Siguiéndote al andar.

Porque te juro que soy aire.
Soy como el aire,
Pegado a ti,
No puedes escapar.
No te resistas nunca.”

Corría 1980 y el cantante barcelonés Pedro Marín triunfaba en las discotecas del país con Aire, una pegadiza canción que probablemente supuso el mayor éxito de su carrera musical y cuya letra posiblemente hoy le supondría un par de noches en el calabozo y una orden de alejamiento que le impediría acercarse a menos de 200 de la mujer a quien le dedicase semejante declaración de acoso.

Y es que sí. Hemos cambiado mucho en los últimos 33 años. Por fortuna.

De la profundidad de la letra la riqueza de su léxico y la originalidad de sus rimas, mejor no hablamos.

Pedro Marín, Aire, 1980.

Anuncios