Apenas tenía cuatro años cuando se emitió, así que me van a perdonar que guarde un recuerdo extremadamente vago de esta serie cuyo título completo ignoraba hasta hace unos cuantos años —¡La de dolores de cabeza que me produjo esa ignorancia a la hora de completar uno de los juegos de Los Icos!—. Y es que para mí —como para casi toda España, supongo—, siempre fueron los dibujos de Naranjito.

Una serie que no destacaba por su calidad —y eso que estaba coproducida por B.R.B.— en la que la extraña pero entrañable mascota del Mundial 82 vivía toda clase de aventuras acompañado de su novia Clementina y un extraño robot llamado Imarchi Pinchadiscos —según la Wikipedia, Parchi, según mis vagos recuerdos infantiles— que, como su propio nombre indica, se dedicaba a tragar discos y reproducir imágenes en una pantalla de televisión que tenía en lo que en un ser humano vendría a ser el tronco, además de por un limón cuyo nombre no viene al caso ni a mi memoria.

O, al menos, todo eso es lo que creo recordar.

Fútbol en acción, Créditos de apertura, 1982.

Anuncios