A justo una semana para que sea 25 de diciembre, la Navidad no solo se acerca peligrosamente, sino que amenaza con aplastarnos con sus deseos de paz, armonía y solidaridad que apenas duran 24 horas al año. Ante tanta hipocresía repetida, no puedo dejar de rebelarme y, ya que de recordar los (mis) grandes hitos de los años 80 se trata, nada mejor que oponer aquella iniciativa musical que, de la mano de Stevie Wonder, Michael Jackson, Lionel Richie, Harry Belafonte y Bruce Springsteen, reunió a casi medio centenar de artistas para concienciar a la humanidad entera de la dramática situación que soportaban a diario millones de personas en África.

Con este gesto, pretendían recaudar fondos para la Fundación USA for Africa (que era la Unión de Artistas en apoyo de África y no Estados Unidos por África—. Además de ello, lograron que We are the World llegase al número 1 de las listas de éxito en un tiempo récord y que con el paso de los años acabase convertido en un imitadísimo himno por la solidaridad. Lástima que casi 30 años después, la situación en muchas partes de África no haya cambiado casi nada.

USA for Africa, We are the World, 1985.

Anuncios