Una ese. Eso es lo único que le sobra a La fuerza del destino para ser proclamada —al menos en mi humilde opinión— como una de las mejores canciones de Mecano, junto a Un año más, la sobrevalorada Hijo de la luna, Me cuesta tanto olvidarte, Quédate en Madrid o tres cuartas partes más de su repertorio serio, aquel que navega entre las aguas de su etapa frívola y el misticismo final de Nacho Cano.

Sin embargo, esa ese de más, objeto de burlas constantes, en «tú contestastes que no» logra por momentos cargarse la magia de una canción que tiene, además, en su debe el mostrarnos los primeros pinitos de Penélope Cruz como actriz en su videoclip. Quizá si no hubiese logrado ese papel, aunque hubiera mantenido igualmente una relación afectiva con Nacho Cano, nunca la habríamos conocido.

Por suerte, en grabaciones posteriores, así como en el musical, del que me declaro fan absoluto, la ese de la discordia desapareció, permitiéndonos, ahora sí, apreciar esta canción tal y como se lo merece. Por desgracia, y a pesar de su magnífica interpretación en Vicky Cristina Barcelona, el resto de la carrera de Penélope sigue ahí.

Mecano, La fuerza del destino, 1989.

Anuncios