Aquellos Maravillosos Años nació como un desafío. Un reto personal consistente en compartir 365 recuerdos audiovisuales de la infancia de su autor a lo largo de un año. Para su sorpresa, durante ese tiempo, el autor descubrió que conservaba muchos más recuerdos de los que finalmente tuvieron cabida en este proyecto. Pese a ello, una vez alcanzado el objetivo inicial, continuar alimentando esta bitácora carecía ya de sentido.

Sin embargo, también sentía que era una pena dejar que todos esos momentos de infancia permanecieran en el olvido. Por ello, desde el 6 de abril de 2014, Aquellos Maravillosos Años tiene su continuación en AQMA, serie de columnas semanales que recogen el espíritu de este proyecto y lo trasladan cada domingo a Un canario en Madrid, bitácora personal del autor desde abril de 2007.

A continuación, y como complemento al contenido de esta bitácora, se relacionan los artículos publicados en la serie:

Anuncios