¿Se imaginan cómo sería descubrir el mundo de la ópera a través de una aventura protagonizada por Bugs Bunny y el cazador Elmer? Pues posiblemente, el resultado sería algo tan surrealista a la vez que hipnótico como la peculiar versión que interpretaban el corto El conejo de Sevilla. Les aseguro que desde que lo vi por primera vez, la obertura de la conocida ópera de Rossini, tantas veces usada en el cine, ya nunca me ha sonado igual.

En mi cabeza, siempre, las voces con acento latino de Bugs y Elmer —«Dime dónde está el conejo.» «¿Para qué quieres al conejo? No ves que soy más bonita y que soy españolita. Si me haces el amor, yo te voy a cuidar y te voy a adorar—. Inolvidable.

Si les apetece, aquí lo tienen al completo. No se arrepentirán. Cada escena es mejor que la anterior.

Looney Tunes, El conejo de Sevilla (Fragmento), 1950.

Anuncios