«Hasta el próximo programa amiguitos. Y no olviden supervitaminarse y mineralizarse». Esta frase, icónica donde las haya, pronunciada por un ratón enfundado en un traje de superhéroe de color amarillo, mientras surca los cielos con su capa roja ondeando al viento es todo lo que recuerdo de Súper Ratón, otra de las series animadas que, con su característico doblaje latinoamericano, tanto abundaban en los primeros años 80.

Sólo recuerdo esa frase, sí. Pero es que es imposible olvidarla.

Súper Ratón, Despedida, 1955-1967.

Anuncios