La emisión de series producidas por Hanna-Barbera en la época de los 60 fue una constante en la televisión española de los años 80, al menos en Canarias, ya que nunca he sabido si estas pequeñas historias de apenas cinco o seis minutos se emitían a nivel nacional o, como tantos otros espacios, en desconexión.

Muchos son los personajes que recuerdo de manera entrañable y, precisamente por ello, no los voy a nombrar ahora, puesto que a lo largo de este año gozarán de su propio espacio. Sin embargo hay dos que jamás pude soportar. Una era la espadachina e insoportable Tortuga D’Artagnan. El otro me lo recordaron los fuertes vientos que azotaron las islas a comienzos de esta semana. Se trata de Pepe Pótamo, un hipopótamo que, acompañado del mono So-So, surcaba el mundo a bordo de un barco-globo y se libraba de mil y un peligros gracias a su famoso hipogrito huracanado. Absurdo, sí. Y demasiado azucarado.

Pepe Pótamo y So-So, Leones alrededor, 1964.

Anuncios